Día del niño

Dibujos1

Ayer, un blog amigo, Amiaire, en un post entrañable, me recordaba que hoy es el Día Universal del Niño.

Y yo también quiero aportar mi granito de arena, porque los niños además de ser el futuro, son un tesoro que proteger, y en nuestras manos está la llave.

Un 20 de noviembre de 1959, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó la Declaración de los Derechos del Niño.

Sus artículos hacen referencia a los siguientes derechos:

1. El derecho a la igualdad, sin distinción de raza, religión, idioma, nacionalidad, sexo, opinión política..

2. El derecho a tener una protección especial para el desarrollo físico, mental y social

3. El derecho a un nombre y a una nacionalidad desde su nacimiento.

4. El derecho a una alimentación, vivienda y atención médica adecuada.

5. El derecho a una educación y a un tratamiento especial para aquellos niños que sufren alguna discapacidad mental o física.

6. El derecho a la comprensión y al amor de los padres y de la sociedad.

7. El derecho a actividades recreativas y a una educación gratuita.

8. El derecho a estar entre los primeros en recibir ayuda en cualquier circunstancia.

9. El derecho a la protección contra cualquier forma de abandono, crueldad y explotación.

10.El derecho a ser criado con un espíritu de comprensión, tolerancia, amistad entre los pueblos y hermandad universal.

 

Dibujos2

Ojalá esta Declaración llegara a todos los lugares del mundo y todos los niños pudieran disfrutar de sus derechos.

Hoy es su día y a los adultos nos corresponde velar porque esos derechos no sean papel mojado. Es una pena, pero queda mucho por hacer.

Ojalá todos los niños pudieran sonreir…

¿Hay algo más maravilloso que la sonrisa de un niño?

sonrisa

 

 

 

Un comentario en «Día del niño»

  1. Gracias por compartir nuestro post!
    Tenemos que cuidar de los niños que tenemos a nuestro alrededor, pero también de los que están en zonas en conflicto de la manera que podamos.
    No valoramos como debemos la suerte que tenemos de vivir en este lado del mundo, y de poder criar a nuestros hijos aquí.
    Un abrazo!

Deja una respuesta